Innovación y Design Thinking

Desarrolla productos y servicios que marquen la diferencia: innovadores y que respondan a las necesidades de los clientes.

Aprende a ser más creativo

La innovación no consiste solamente en crear cosas nuevas, sino también enadaptar cosas de otros ámbitos. Se puede ser creativo siguiendo el método de Design Thinking.

¿Qué nos puede aportar Design Thinking?

Design Thinking es un método para generar ideas innovadoras que centra su eficacia en entender y dar solución a las necesidades reales de los usuarios. Proviene de la forma en la que trabajan los diseñadores de producto. De ahí su nombre, que en español se traduce de forma literal como “Pensamiento de Diseño”, aunque nosotros preferimos hacerlo como “La forma en la que piensan los diseñadores”.

Al ser un gran generador de innovación, se puede aplicar a cualquier campo. Desde el desarrollo de productos o servicios hasta la mejora de procesos o la definición de modelos de negocio. Su aplicabilidad tiene como límites nuestra propia imaginación.

Victor Fairén
Lean Agile consultant
Resolución creativa de problemas

Equipos con distintos perfiles capces de resolver los retos existentes desde el punto de vista del cliente.

Identificar retos de innovación

Con Desing Thinking podrás anticiparte al mercado y actuar sobre los retos de futuro.

Innovar en equipo

Design Thinking es un método ideal para trabajar la innovación en equipo.

Soluciones innovadoras

Te ayudaremos a descubrir las soluciones para los retos actuales con tus clientes o en tu organización.

Caso de éxito

Sector jurídico

"Conocer mejor a nuestros usuarios nos ha permitido ofrecer mejor servicio y más eficiente"

Con Design Thinking permite al departamento de IT proveer a los socios del bufete solucionar sus necesidades reales más rápido.

Aunque parezca obvio, no lo es. Conocer como son, que piensan y que necesidades tienen los usuarios de tu servicio te permite ofrecer una mejor solución a sus necesidades o problemas.

Con Design Thinking ha permitido empatizar y entender a los distintos perfiles de usuarios: sus hábitos, conocimientos tecnológicos y necesidades reales.

Analizar la experiencia desde el punto de vista del usuario de los socios del bufete en sus interacciones con el departamento de tecnología permite detectar los momentos donde surgen sus problemas o su experiencia no es satisfactoria.

Todo este conocimiento permite anticiparse a las necesidades de los usuarios de manera efectiva: se solucionan los problemas más rápido, con menor coste y aumentando la satisfacción de los clientes.

 

Ir arriba