Agile no estaba muerto, estaba… incomprendido

El primer artículo de la serie de Business Agility se titulaba “Agile ha muerto”, obviamente Agile no ha muerto, sigue muy vivo y con mucho futuro.

Sin embargo, es común oír de empresas que han decidido “abandonar”. Empresas que han invertido grandes cantidades de recursos (dinero y tiempo) en adoptar Agile como manera de trabajo. Han invertido mucho en formación, pero apenas nada ha cambiado.

Hay que entender que transformar va más allá de formar.

En algunos casos, la formación ha tenido cierto impacto. Se ha cambiado la manera de trabajar, ahora trabajan usando Scrum o Kanban pero el jefe sigue haciendo de jefe, y no de líder. Se ponen nuevos roles en los equipos, paneles en las paredes e incluso se han pagado grandes cantidades de dinero por una nueva herramienta para trabajar “distinto”.

A pesar de todos estos esfuerzos, los equipos siguen sin tener autonomía para decidir como hacer las cosas, están completamente desconectados o muy alejados del cliente o usuario final. Agile ha sido añadir nuevos elementos alrededor del trabajo, pero la realidad de la empresa sigue siendo la misma.

Hay un fenómeno que explica esto mismo que vemos a menudo en muchas organizaciones donde han “adoptado” Agile sin entender cual es el propósito de este. En el siguiente video os cuento el fenómeno del Cargo Cult:

FOMO AGILE

(FOMO significa Fear of Missing Out, Miedo a quedarse fuera)

Cuando oyes a grandes empresas líderes de su mercado publicitando que son Agile, que han adoptado Agile o que son Agile, crea presión en las demás por miedo a perder esta oportunidad y quedar fuera del mercado futuro. Y contratan a una empresa externa para que les forme y les asesore para ser también Agile sin realmente identificar que quieren cambiar del negocio en esta “transformación Agile”.

Antes de embarcarse en una transformación, lo primero que nos tenemos que preguntar es ¿Qué objetivos pretendo alcanzar? Porque quizás Agile no es para ti.

Antes de embarcarse en una transformación, lo primero que nos tenemos que preguntar es ¿Qué objetivos pretendo alcanzar? Porque quizás Agile no es para ti.

Aunque en la mayoría de las empresas, Agile puede contribuir en gran medida al éxito, siempre dependerá de la definición de éxito para esa compañía:

Si no sabes dónde vas, poco importa el camino que elijas

¿Qué es realmente Agile?

Defino Agile como una filosofía empresarial. Un conjunto de metodologías enfocadas a obtener mejores resultados en la organización.

Agile es una filosofía empresarial que se basa en un manifiesto creado en 2001 que es la base de esta nueva manera de trabajar. En el manifestó se señala los puntos importantes a seguir para adoptar este nuevo paradigma empresarial.

Cuando oímos Agile, hemos de entender que estamos hablando de lo siguiente:

  • Cambio cultural: este punto comprende desde nuevos modelos organizacionales, o nuevos roles, aunque sobre todo lo identificamos con el “New Ways of Working” (nuevas maneras de trabajar).
  • Equipos empoderados: se da el apoyo a los equipos para confiarles un objetivo y se deja en sus manos el como alcanzarlo.
  • Comunicación: la comunicación efectiva y la transparencia son indispensables en la adopción de Agile.
  • Colaboración: uno de los valores del Agile son las personas y sus interacciones.
  • Ciclos cortos de feedback para maximizar el aprendizaje: en el entorno actual empresarial, la velocidad en como una empresa aprende de sus errores o de su entorno marca la diferencia en su futuro.
  • Adaptación: responder a los cambios en las necesidades de negocio o en el entorno es uno de los pilares del Agile.

New ways of working: Smart working

Agile es una filosofía empresarial que se basa en un manifiesto creado en 2001, establece las bases de esta nueva manera de trabajar. En el manifestó se señala los puntos importantes a seguir para adoptar este nuevo paradigma empresarial.

No entender que es Agile, aumenta nuestras probabilidades de fracaso en la adopción de esta filosofía o que los resultados obtenidos sean muy inferiores a los que realmente podríamos alcanzar.

Por si quieres indagar más:

Ir arriba