Agile ha muerto: ¡viva el Business Agility!

¿Os suena la frase esta frase?

“Agile aquí no ha funcionado”

Me sorprende la gran cantidad de empresas que reniegan de Agile. En la mayoría de los casos, y a pesar de haber dedicado gran cantidad de tiempo y recursos en la adopción de la mentalidad Agile han decidido parar la iniciativa, quitar al equipo de transformación de en medio o incluso despedido a Agile Coaches debido a que Agile NO ha funcionado.

Agile como cambio de mentalidad

Lo principal es entender que Agile supone un cambio de mentalidad o un nuevo estilo de liderazgo. Una vez interiorizado esto podría parecer que ya tenemos la visión de lo que supone nuestra transformación Agile. Es un punto clave y muy importante, querer implementar en la organización sistemas para desarrollar las motivaciones intrínsecas de sus trabajadores; y dotar a los trabajadores y equipos de la autonomía necesaria para poder alcanzar sus objetivos.

La implicación del departamento de Personas (RRHH) es fundamental en este aspecto para evolucionar los numerosos ámbitos que ayudaran a este cambio de la cultura de la organización.

Pero todo esto, sin los cambios en la parte Operacional no conseguiremos alcanzar los objetivos que se buscan en las transformaciones Agile.

Proyectos Agile

Otra vertiente de las transformaciones Agile es la parte operativa: como se organizan las personas para alcanzar los equipos.

Es habitual ver como la transformación Agile, ayuda a replantear el como trabajamos, pasamos de trabajar en departamentos conectados a trabajar por proyectos. Los distintos departamentos cambian el foco de “entregar algo al siguiente en la cadena”, a estamos aquí todos para alcanzar un objetivo.

Se lanzan iniciativas Agile: se inician proyectos donde a un grupo de trabajadores con unos conocimientos específicos colaboran durante un periodo de tiempo para alcanzar un objetivo. Es habitual que se identifiquen como equipos Scrum. Se dota al equipo de autonomía para poder alcanzar su propósito.

Este enfoque puede llevar ciertos problemas que dificulten un gran cambio real:

  • Baja dedicación: La gente de los equipos Agile sigue teniendo que atender a su trabajo del día a día.
  • Madurez de equipo no consolidada: en el momento que acaba el proyecto el equipo se disuelve. Esto impide que el equipo siga desarrollándose como tal. Sólo quiero recordar que un equipo es bastante más que un grupo de individuos con conocimientos complementarios.
  • Bajo impacto organizacional: las iniciativas pueden concluir con éxito (o no!) pero en cualquier caso estas iniciativas son elementos aislados dentro de todo el entramado organizacional.

El enfoque de proyectos Agile también tiene limitado el alcance y es difícil conseguir los objetivos de la transformación Agile.

Business Agility

Podemos definir Business Agility o Agilidad Empresarial como:

la habilidad organizacional para cambiar, aprender y adaptar la estrategia de negocio de forma de poder entregar rápidamente y prosperar en un mercado competitivo

No podemos limitar el ámbito de la transformación empresarial a equipos con autonomía pues esto limitará el alcance de esta.

La Agilidad Empresarial va más allá de los propios equipos, poniendo también foco en la parte más importante de las organizaciones: los usuarios o clientes.

“solo hay una persona capaz de despedir a toda una organización, y es el cliente”

Dimensiones del Business Agility

Esta habilidad de responder al mercado debe desarrollarse en 6 dimensiones distintas:

  • Customer centricity: Poner al cliente en el centro. Muchas empresas afirman que esto es así y que para ellas lo más importante son los clientes peró…

¿Dónde crees que ponen foco la mayoría de las empresas?

A) En incrementar las ventas y beneficios del período

B) En entender mejor a sus clientes para aportarles más valor a medio plazo

  • Customer Experience: Como es la experiencia de los clientes con nuestro producto o servicio.
  • Lean: Identificar que es valor. La capacidad de potenciar aquellas actividades que aportan valor al cliente y minimizar o eliminar todas aquellas actividades que no aportan valor. Un gran reto es identificar que es valor.
  • Agile: como cambio cultural, entregar a nuestros clientes valor de manera iterativa incremental y usar distintos ciclos de feedback para mejorar producto y procesos.
  • Cartera de Innovación: queremos ser la empresa que lidere el mercado, tener capacidad para innovar nuevos productos o servicios, o simplemente mejorar los existentes.
  • Design Thinking: es una disciplina que aplica al proceso de diseño con un enfoque sobre las necesidades de la gente para la resolución de un problema.

En artículos posteriores desarrollaremos más cada uno de los puntos anteriores.

Ir arriba