¿Qué es Agile?

Agile esto, Agile lo otro… ahora parece que todo el mundo debe ser Agile! Hay una gran demanda por conocer lo que son y lo que pueden aportar las metodologías ágiles, ¿pero que es realmente esto de Agile?

¿Qué es Agile?

En este primer post, daremos respuesta a esta pregunta:

“Agile es una mentalidad, una filosofía, una cultura organizacional.”

Alrededor de esta filosofía han surgido numerosas metodologías las cuales son muy potentes y ayudan a la adopción de esta mentalidad adaptativa e inclusiva. Sin embargo, estos mismos marcos de trabajo pueden usarse de manera maliciosa e ir en contra de la filosofía Agile.

Agile como filosofía de trabajo puede ayuda en cualquier equipo o organización que esté dispuesta a adoptarla. Esta filosofía pone en el centro las PERSONAS, tanto al cliente como a los miembros del equipo. El foco debe ser las Personas, la comunicación, como fluye la información, la colaboración, la confianza y la autonomía.

 

A pesar de que Agile va de personas, comunicación y colaboración, son necesarias dos dimensiones más alrededor de las personas:

  • Procesos: Los procesos son una manifestación de la cultura de la empresa, cambiando estos procesos, poniéndolos al servicio de las personas, provocará un cambio en la cultura de la empresa. Los procesos deben ser orientados a proveer valor al cliente o usuario final. Los procesos deben considerarse de principio a final, es decir desde que surge la idea hasta que esta idea esta en manos del destinatario. En los procesos se debe tener en cuenta la priorización del trabajo, esta priorización debe basarse en valor. Y sobre todo, los procesos deben estar sujetos a mejora continua.

 

  • Tecnología: El uso eficiente de la tecnología es fundamental. La tecnología nos ayuda a tener velocidad, velocidad de respuesta al cambio. La tecnología nos debe servir para automatizar, automatizar procesos repetitivos, automatizar etapas o pasos largos que se llevan a cabo numerosas veces sin cambio alguno.

Tanto procesos como tecnología deben estar al servicio de las personas, no al revés. Los procesos y las tecnologías bajo el paraguas de la mentalidad Agile debe servir a la comunicación, colaboración y la confianza entre todas las personas del equipo, así como con los clientes y usuarios.

¿y si es tan sencillo por que… ?

Esta visión de Agile es sencilla, pero en cambio tenemos muchas dificultades para que los equipos y organizaciones se muevan hacia este nuevo paradigma. Por mi experiencia hay tres causas principales que impiden a los distintos equipos mejorar su productividad y la “felicidad” de los mismos adoptando las prácticas Agile, estos retos son los siguientes:

  • Sentido común: todo lo anterior pare obvio, es de sentido común. El problema es que el sentido común es el menos común de los sentidos, y a menudo ignoramos nuestra intuición y sentido común.
  • Resistencia al cambio: A menudo no es voluntario, sencillamente es el miedo a lo desconocido. O recurrimos al autoengaño para ni si quiera probar cosas nuevas: “esto aquí no funcionará”…
  • Desconocimiento de alternativas y herramientas: a veces el problema radica en que no sabemos como cambiar, no conocemos las alternativas que hay.

 

Un elemento más que dificulta este camino es que la Agilidad está basada en unos valores y unos principios que se pueden encontrar en la página agilemanifesto.org. Lo fácil seria que estuviera basada en practicas y procesos totalmente predefinidos, pero no es así. Agile va de adaptación al entorno, y cada entorno tienen su propia idiosincrasia.

 

Ir arriba