No solo de frameworks vive Agile

 

Una idea bastante extendida es que para ser capaces de beneficiarse del uso de las metodologías Agile, tan solo necesitamos empezar a usar un marco de trabajo Agile. Sin embargo, la idea de “plug and play” no acaba de funcionar con las metodologías Agile.

Pero, ¿por qué no tengo los beneficios de Agile si uso marcos de trabajo Agile?

Un marco de trabajo sirve para todo el mundo pero difícilmente funciona a nadie

Por un lado, venimos de una época industrial donde había un procedimiento que se seguía tal cual dictaba y se obtenían los resultados esperados. Esta mentalidad es todavía muy imperante en nuestra sociedad. Pero ya no vivimos en la era industrial, ahora vivimos en la era del conocimiento. Y aquí la idea de seguir un proceso que nos garantice unos resultados en concreto ya es obsoleta.

Por otro lado, si buscamos en la Wikipedia “marco de trabajo” nos encontramos con la siguiente definición:

Un framework, o marco de trabajo​ es un conjunto estandarizado de conceptos, prácticas y criterios para enfocar un tipo de problemática particular que sirve como referencia, para enfrentar y resolver nuevos problemas de índole similar

Cogiendo como referencia Scrum y la definición de marco de trabajo. Si celebramos el sprint planning, el daily scrum, sprint review y la retrospectiva; asignamos los roles y funciones a los distintos miembros del equipo, también habiendo un Scrum Master, un Product Owner y implementamos los 3 artefactos que nos propone Scrum; no aseguramos que obtengamos los beneficios de Agile.

Cuando hablamos de SAFe, sucede lo peor, y lo digo como SPC (SAFe Program Consultant). Se vende como un marco de trabajo para pasar de una organización Taylorista (Waterfall) a una organización Agile. La idea es buena, lo que la gente obvia es que no es solo un conjunto de recetas, herramientas y procesos que hemos de poner en su sitio. La adopción de SAFe implica otros aspectos, entre ellos posiblemente cambios organizacionales y seguro, cambios culturales.

Cargo Cult

Es muy habitual encontrarnos en las empresas casos de “Culto al Cargo” (Cargo Cult). Este fenómeno es explicado por Marvin Harris en su libro “Vacas, Cerdos, Guerras y Brujas (2002)” y que se resume así en la wikipedia:

Con el nombre de cultos del cargo o cultos del cargamento (muchos autores conservan la construcción inglesa cargo cult y emplean el término cultos cargo) se designan diversas prácticas y ritos no convencionales que surgieron en varias tribus de Australia y Melanesia —especialmente en Nueva Guinea— a raíz de su contacto con la civilización occidental. En el origen de los cultos cargo se halla la creencia en que las manufacturas occidentales —el cargo — que llegaba por diversas vías a las islas, procedía en último término de espíritus divinos, y estaban destinadas por ellos al beneficio de los nativos. El control de estos bienes, de acuerdo con la creencia, habría quedado en manos de los blancos, que se habían servido para ello de métodos no legítimos. El cargo es entendido como una recompensa que los ancestros o las divinidades a las que se venera en las islas tienen destinado a quienes participan una serie de cultos. Uno de los rasgos principales de los cultos cargo es la esperanza de que los ancestros vendrán alguna vez a entregar a la comunidad de creyentes bienes de mucho más valor

 

Los indígenas “adoradores del cargo” creían que por el simple hecho de imitar las practicas que observaban en los aeropuertos americanos, iban a hacer aterrizar aviones que les sobrevolaban a 8000 metros. Y seguramente, nunca entendieron porque a ellos no les funcionaba si hacían lo mismo que los otros.

Agile se da en marcos Adaptativos

Los marcos de trabajo Agile son más que un conjunto de conceptos, practicas y criterios. Agile se fundamenta en unos valores y principios que deben regir todo lo anterior, en caso contrario podemos encontrarnos simplemente imitando unas prácticas, como los nativos de Nueva Guinea.

Obviamente, para la adopción de metodologías Agile, los marcos de trabajo nos serán de grana ayuda. Incluso diría, que son muy necesarios. Sin embargo, no son la panacea ni nos permiten convertirnos en empresas Agile por el mero hecho de implantarlos y seguirlos. Un marco de trabajo fijo e invariable que no mejore la adaptación al contexto y la respuesta al cambio, va en contra de los principios de Agile como método adaptativo.

 

Ir arriba