La moda del Agile

¿Es Agile una moda?

Algunos están empezando a oír hablar de Agile recientemente y creen que esto es una moda pasajera como las ha habido antes. La realidad es que Agile está a punto de alcanzar la mayoría de edad, en febrero del 2019 soplará 18 velas.

Agile surge hacía el 2001, cuando un grupo de personas ligadas al desarrollo del software se reunieron para debatir sobre técnicas y procesos que utilizaban ellos para el desarrollo de software que eran muy diferentes a las técnicas y procesos empleados por la amplia mayoría, heredados de la etapa industrial. En ese momento surgió lo que se conoce como “métodos ágiles” y se creó el Agile manifesto.

Si bien es cierto que el manifiesto Agile hace referencia a software, pues estos son sus orígenes lo valores y principios que postula son extensibles a cualquier ámbito.

El manifiesto Agile se basa en 4 grupos de valores:

Aunque se valoran los elementos de la derecha, se valoran más los elementos de la izquierda. Ambos grupos de elementos se valoran. Esto NO quiere decir que:

  • Los equipos pueden en cualquier momento decidir volver a Waterfall o cambiar la manera de trabajar si afecta a más equipos.
  • No se documenta
  • El cliente pasa a ser el gestor del proyecto y se encarga de elaborar los planes.
  • No se planifica

Cuidado con las “malas interpretaciones”.

A parte de los valores también están los principios recogidos en el Manifiesto. Estos 12 valores son los siguientes:

Nuestra mayor prioridad es satisfacer al cliente mediante la entrega temprana y continua de software con valor.

Aceptamos que los requisitos cambien, incluso en etapas tardías del desarrollo. Los procesos Ágiles aprovechan el cambio para proporcionar ventaja competitiva al cliente.

Entregamos software funcional frecuentemente, entre dos semanas y dos meses, con preferencia al periodo de tiempo más corto posible.

Los responsables de negocio y los desarrolladores trabajamos juntos de forma cotidiana durante todo el proyecto.

Los proyectos se desarrollan en torno a individuos motivados. Hay que darles el entorno y el apoyo que necesitan, y confiarles la ejecución del trabajo.

El método más eficiente y efectivo de comunicar información al equipo de desarrollo y entre sus miembros es la conversación cara a cara.

El software funcionando es la medida principal de progreso.

Los procesos Ágiles promueven el desarrollo sostenible. Los promotores, desarrolladores y usuarios debemos ser capaces de mantener un ritmo constante de forma indefinida.

La atención continua a la excelencia técnica y al buen diseño mejora la Agilidad.

La simplicidad, o el arte de maximizar la cantidad de trabajo no realizado, es esencial.

Las mejores arquitecturas, requisitos y diseños emergen de equipos autorganizados.

A intervalos regulares el equipo reflexiona sobre cómo ser más efectivo para a continuación ajustar y perfeccionar su comportamiento en consecuencia.

 

De los 12 valores anteriormente mencionados podemos agruparlos en 4 grandes áreas:

  • Entrega de valor de manera iterativa e incremental: el foco de Agile es la entrega de valor. Esta entrega no se hace toda de golpe, sinó que se va entregando de manera incremental e iterativa. Es decir, no lo hacemos todo de golpe ni tratamos de hacer todo perfecto a la primera. Vamos entregando por partes y cada vez añadiendo más valor.
  • Colaboración: Agile no puede existir sin colaboración. Colaboración entre los miembros del equipo, todos juntos hacía un objetivo común mayor que los objetivos individuales. Y también es fundamental la colaboración con el cliente. El cliente es quien valida nuestra solución, una colaboración fluida ayudará a producir un mejor producto.
  • Adaptabilidad: Agile es una metodología adaptativa. Se trata de ser capaces de responder de manera efectiva a los cambios del negocio.
  • Mejora continua: La idea de Kaizen o mejora continua es imprescindible para ser Agile. Partimos de la base que estamos descubriendo formas mejores de realizar nuestro trabajo. Debemos disponer de mecanismos que nos permitan reflexionar sobre como hacemos las cosas y trazar planes de acción para mejorarlas.

A parte encontraremos muchas herramientas, marcos de trabajo o procesos para tratar de ser Ágiles. Esto es engañoso, por el simple hecho de utilizar un marco de trabajo o ciertas herramientas, si no basamos nuestras practicas en los valores y principios anteriormente mencionados.

Los 4 principios anteriores recogen la esencia del Agile Manifesto. Éstos son extrapolables a cualquier equipo u organización independientemente de si se dedican al negocio del software o no.

¿Cuándo empezamos nuestro camino para ser Ágiles?

Ir arriba