¿Quieres mejorar como líder de equipo? 5 herramientas para el Liderazgo Agile

¿sientes que tu modelo de liderazgo no funciona del todo bien? ¿Crees que tu equipo se merece un mejor líder? ¿Quieres ser mejor líder para tu equipo? Si tu respuesta a alguna de las preguntas anteriores es SI, este artículo te va a ayudar.

Vivimos en la era del conocimiento y la innovación. Cada día surgen nuevas empresas y nuevos productos que irrumpen el mercado y modifican nuestras vidas.

¿Os acordáis de 1998 cuando la gran mayoría no teníamos teléfono móvil? Y ahora, cuantos de nosotros volvemos para atrás si detectamos que nos hemos dejado el móvil en casa…

Todas estas creaciones que cambian el mundo las llevan a cabo equipos, equipos de personas las cuales tienen un líder o mánager en sus organizaciones.

Es por esto por lo que es muy importante adaptar el estilo de liderazgo a los tiempos actuales, entender y adoptar el liderazgo Agile.

 

1-     Desarrolla Líderes

Típicamente las empresas estaban dirigidas de arriba abajo, y esto funcionaba muy bien. Actualmente este tipo de organización es demasiado lenta. Se necesita otros modelos de dirección.

¡Ser el que más sabe es un palo!

Imagina que frecuentemente los miembros de tu equipo te están preguntando en busca de las respuestas que necesitan para seguir con su trabajo, al principio te puede hacer sentir bien: ¡Que suerte poder ayudarles! Pero con el tiempo, este modelo puede volverse insostenible, pues como líder o mánager tenemos otras tareas a parte de ir respondiendo las preguntas de nuestro equipo, ¿no?

¿Te ha pasado alguna vez que vas de vacaciones y te tienes que llevar el ordenador? Ah! y el móvil encendido. Esto es normal, has acostumbrado a tu equipo que durante 11 meses estabas para responder sus dudas, pues ahora…

Estamos habituados a cuando se asigna a alguien a un cargo, esta persona tiene que atraer a seguidores. Podríamos decir que es el modelo “espalda plateada”: “yo soy la líder, seguidme”. El enfoque Agile consiste en apoyar al equipo para que se conviertan en líderes.

“no busques seguidores, crea líderes”

Algunas ideas que nos permiten movernos hacia este nuevo modelo de liderazgo son:

  • Hay que asegurar que tienen las competencias necesarias para la tarea asignada.
  • Expresar con claridad el objetivo a alcanzar.
  • Dotarles de un entorno seguro donde no se penalice el fallo.

El hecho de desarrollar líderes no significa que te vayan a quitar tu lugar de trabajo. Todo lo contrario. El día de mañana cuando haga falta alguien para liderar un nuevo equipo o departamento que no sea el tuyo tendremos a un grupo de muy buenos candidatos que estarán entrenados a la resolución de problemas y al desarrollo de líderes de la misma manera que lo haces tú. ¡Empoderamos la organización y nos empodera a nosotros como líderes!

 

2-     Cambia de cultura de Ganador – Perdedor a Ganador-Ganador

En muchas de nuestras organizaciones se vive todavía según la filosofía del ganador-perdedor: para que en un grupo haya ganadores, debe haber perdedores. Los mánagers tienen gente de su equipo a los que da más opciones (ganadores) y a otras personas a las que ofrecen menos opciones (perdedores). Esta situación es difícil de evitar puesto que hay gente en el equipo que nos puede generar más confianza que otros con lo que somos propensos de ofrecer más oportunidades. Pero este tema lo trataremos en más profundidad en posteriores posts.

De hecho, la mayoría hemos crecido viviendo un modelo escolar con esta mentalidad ganador-perdedor. En la escuela en un examen de ortografía, la profesora no deja a los alumnos usar el diccionario durante el examen. Porque si lo hiciera todos los alumnos sacarían todos buena nota… ¿cuál es el problema que todos saquen buena nota? ¡Necesitamos que haya perdedores para que haya ganadores!

 

En nuestras organizaciones y equipos, queremos personas que sepan usar todos los recursos que tienen a mano para obtener el mejor resultado, pero en cambio no hemos sido educados para ello.

Como comento en el ebook de Productivid-UP: nuestro cerebro tiene unos recursos limitados con lo que hemos de usar todas las herramientas que tengamos a nuestro alcance.

 

3-     Conoce que motiva a las personas

“Equipos motivados son capaces de resultados extraordinarios”

A lo largo de los años y en numerosas empresas he observado que en el trabajo te puedes encontrar gente motivada y gente no motivada. En cambio, fuera del trabajo todo el mundo está motivado.

Uno de nuestros cometidos como mánager es que los equipos estén motivados, esta labor que se dice tan rápido guarda una gran complejidad. No podemos obligar a la gente a estar motivada, ni tampoco podemos dedicar todo nuestro tiempo a programas individuales de motivación.

“Nuestra labor como líderes es modificar el sistema para que haya en elementos motivadores.”

 

La ciencia ha demostrados que el ser humano tiene 4 motivadores intrínsecos:

  • sentirse que forma parte del grupo o reconocimiento
  • autonomía
  • maestría
  • propósito

 

4-     Escucha al equipo

Aunque parezca trivial, no lo es, y responde a unos de los deseos básicos del ser humano: las personas necesitan sentirse que forman parte de una tribu, de un grupo o colectivo. Si queremos que nuestra gente se sienta que forma parte debemos hacerles saber que de verdad nos importan.

Una herramienta muy poderosa para ésto, es la escucha activa. La escucha activa consiste (a grandes rasgos) en dejar hablar a nuestro interlocutor, es decir, no monopolizar la conversación, dejar a la otra parte expresarse libremente y sin juzgarle.

Centrar toda nuestra atención en lo que nos están diciendo SIN ESTAR PENSANDO LA RESPUESTA.

Pero la escucha activa no sólo permite ampliar información. También tiene un maravilloso poder curativo sobre la persona escuchada. Además, posiblemente la gente empezará a encontrar la solución a sus problemas.

Pero la escucha activa debería ayudarnos a aproximarnos a las soluciones de problemas, nunca para centrarnos en las quejas.

 

Queja vs problema

Si no puedes decir que te gustaría que sucediese en una situación dada, entonces no es un problema, sencillamente es una queja.

Solo existe un problema cuando haya alguna diferencia entre lo que está sucediendo realmente y lo que uno desea que suceda. Y esto conecta directamente con otro de los cometidos de un mánager: la consecución de objetivos.

 

 

5-     Fija objetivos claros

¡Focalízate en que el equipo aporte valor al cliente o usuario, no en que todo el mundo esté ocupado!

Un mánager que solo se preocupa de las personas no sirve de caras a negocio. El mánager que se preocupa de las personas y de los resultados. Cuanto más te preocupas de las personas y los resultados; los primeros estarán más motivados para alcanzarlos.

Si solo nos enfocamos en las personas, será un mánager muy participativo, pero sin asegurar el futuro de la empresa. Si solo nos orientamos a objetivos la gente no estará involucrada ni comprometida.

La gente del equipo trabaja con el mánager, no para el mánager. Los miembros del equipo son colaboradores y deben ser tratados como tales. Cada trabajador trabaja para él mismo, aportando a un resultado común del equipo. Este resultado común debe entenderse como más importante que el suyo propio, con esto fomentaremos el crecimiento como equipo.

Los objetivos deben ser (no deben cumplir todos los puntos, pero son una buena práctica):

  • Consensuados, para facilitar que el equipo los “haga suyos”
  • Realistas, para no desanimar al equipo
  • Relevantes y útiles, para que el equipo comprenda como les beneficia
  • Concretos y fáciles de entender
  • Estimulantes y ambiciosos, para motivar al equipo a dar su máximo

También puedes encontrar más información sobre objetivos y los OKRs en el artículo “No hagas más propósitos de año nuevo o usa OKR!

 

Resumiendo

Ser un buen líder es una carrera de fondo, no se consigue de un día para otro, muchas veces genera frustración el hecho de ver que tus esfuerzos no generan un resultado inmediato. Sin embargo, si persistes e insistes de manera coherente y verdadera, los resultados llegan.

Aquí os dejo cinco herramientas que os pueden ayudar en este camino:

  • Desarrolla líderes
  • Cambia la cultura a ganador-ganador
  • Conoce que motiva a las personas
  • Escucha al equipo
  • Fija objetivos claros
Ir arriba